Bahia Unida A.C. surge en 2016 como una organización de la sociedad civil, conformada por un grupo de ciudadanos, principalmente del sector turístico, preocupados por el futuro del Parque Nacional Islas Marietas y otros recursos naturales en la Bahia de Banderas.


Existen en el territorio nacional un gran número de organizaciones de la sociedad civil con una filosofía semejante y el principal problema que afrontan es la generación de recursos para la ejecución de sus programas. Para tener éxito a largo plazo en la búsqueda de soluciones ambientales, éstas tienen que ser económicamente sustentables.


Bahia Unida, A.C. surge como una organización pionera en el país, con un modelo operativo que propone la auto-generación de recursos económicos para la realización de sus programas, a través de un modelo de aportaciones voluntarias, consistente en donaciones continuas emitidas por sus propios integrantes.


Antecedentes

En años anteriores a 2016, a pesar de que el Área Natural Protegida Parque Nacional Islas Marietas generó a través de sus visitantes una cuantiosa cantidad económica por concepto de impuestos federales, recaudados a través de Conanp (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas); sólo un mínimo porcentaje fue asignado en sus presupuestos operativos anuales a la Dirección del Parque que los generó, para aplicarse directamente en su manejo.


La mayor parte de la problemática y deterioro de los recursos naturales detectados en el ANP Parque Nacional Islas Marietas fue causado por la insuficiencia de presupuesto para su vigilancia, monitoreo, conservación y administración.


Tras el "boom" causado por una fotografía de una playa espectacular que fue difundida a través de redes sociales, la Dirección del Parque Nacional Islas Marietas se vio rebasada en su capacidad de ordenar y vigilar la zona ante el aumento exponencial de visitantes que pretendían conocer la Playa del Amor. Los medios de comunicación adjudicaron directamente a los prestadores de servicios turísticos el deterioro de los recursos naturales en el área, pero contribuyeron también otros factores, como el incremento en la pesca furtiva en horarios nocturnos o en días sin vigilancia y los efectos del "Niño", que se presentaron muy intensos los últimos años. "Tras estrés térmico en 2014, los corales de Islas Marietas, ubicadas en Nayarit, registraron una pérdida de .7 por ciento." *


A pesar de que el cierre de la Playa del Amor el 9 de mayo de 2016 impactó fuertemente en la economía de las comunidades aledañas al Parque Nacional Islas Marietas, especialmente en Corral del Risco, Punta Mita, la gran mayoría de sus habitantes y los prestadores de servicios turísticos, visiblemente preocupados por el futuro de los recursos naturales y su sustento, enfocaron sus esfuerzos en encontrar un modelo de trabajo para subsanar las deficiencias presupuestales de la autoridad a la Dirección del Parque.


"La administración de las ANP en México ha sido complicada desde sus inicios, el gestionar elementos biológicos y ecosistemas tan diversos requiere una inversión grande de recursos económicos, humanos y legislativos para integrar en un solo esquema áreas marinas, costeras y forestales. Es claro que se requiere más inversión en los elementos señalados, y el más importante de ellos es el financiero ya que todavía algunas de las ANPs mexicanas carecen de vigilancia suficiente y permanente. Una alternativa pudiera ser un esquema de concesión a ONGs con renombre y experiencia en el tema de conservación de ANPs y los pobladores de estas áreas, que por ley se involucren directamente en la vigilancia, mantenimiento, conservación y distribución de los ingresos por los servicios ambientales de estas zonas." **


El cierre temporal, le permitió a la zona de la Playa del Amor recuperarse favorablemente, pero a su vez, propició un incremento considerable de visitas a otros sitios de la Bahía, principalmente en el Parque Los Arcos, el cual no cuenta con un plan de manejo ni vigilancia permanente, acelerando la degradación de una zona, haciendo evidente que la búsqueda de soluciones debía de centrarse hacia una participación activa e informada de los usuarios, con instrumentos complementarios de conservación y uso sustentable en sus zonas adyacentes, sin importar las fronteras.


El reto, conjugar las acciones de tres niveles de gobierno, los sectores de tres municipios y dos estados, todos incidiendo en una sola Bahía.


Durante 2016 iniciamos estableciendo los cimientos de lo que pronto se convertiría en el plan estratégico y el surgimiento de la organización de la sociedad civil Bahia Unida, A.C.


* Reyes Bonilla, Héctor. Estrés en los corales amenaza al este ecosistema. Universidad de Guadalajara, Coordinación General de Comunicación Social, Informativo 0847, 7 de junio de 2015.

** –Rubio, A., M. J. Pinkus-Rendón e I. C. Espitia-Moreno (Editores). 2015. Las Áreas Naturales Protegidas y la Investigación Científica en México. Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste S. C., La Paz B. C. S., Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida, Yucatán y Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Michoacán, México. 572 pp.